18 de agosto

Bandera

Los distritos municipales hicieron punta en el festejo del Día de la Bandera

Junto a escuelas, vecinos e instituciones, en cada uno de ellos se desarrollaron distintas actividades participativas y comunitarias que adelantaron la celebración del 20 de Junio

Los seis Distritos de Rosario dieron el puntapié inicial en la celebración del Día de la Bandera y desde cada uno de ellos honraron la enseña patria junto a los vecinos de Rosario. En el marco de estas actividades, el secretario General del municipio, Pablo Javkin, quien tiene a su cargo la coordinación de los CMDs, destacó que “hay una frase muy importante del legado de Belgrano que dice procuren hacerse dignos de ser llamados hijos de la patria, ése es el mandato de Belgrano que todos los días queremos repetirnos. Y con ese mandato queremos trabajar con los vecinos de cada zona de nuestra ciudad, para educar en convivencia, disfrutar de Rosario y sentir el orgullo de encontrarnos en cada Distrito honrando lo que más nos une como argentinos y rosarinos, que es nuestra bandera, el símbolo patrio que nos unió para siempre”.

Los festejos destacan a la ciudad por ser el lugar donde en un caluroso febrero de 1812, Manuel Belgrano, motivado por la reciente adopción de la escarapela, diseñó una bandera con los mismos colores y la enarboló por primera vez a orillas del río Paraná. Aunque poco queda de aquella Rosario de casas bajas, unas pocas techadas con tejas, con un edificio parroquial, centro de la vida social de los habitantes, lo que sin dudas se mantiene es la identidad de cada rosarino de ser parte de esa ciudad que no tiene fundador ni fecha de fundación, sino que se formó a través del propio esfuerzo por parte de sus ciudadanos.

Es precisamente esta característica, la de una ciudad que se hizo trabajando junta, codo a codo con  sus vecinos, la que se destacó en las actividades que realizaron los distintos Distritos, quienes centrados en una política de cercanía como principal eje de esta gestión, convocaron a vecinos de cada lugar para adelantarse al festejo del 20 de Junio.

Las acciones, distintas en cada jurisdicción, fueron organizadas por los vecinos de cada Distrito y sus directores.

En el Sudoeste de Rosario la fiesta arrancó temprano; es que la Vecinal Barrio Acindar (Huemul 4535), ícono de la zona, recibe a diario cientos de vecinos de todas las edades que participan de los distintos talleres y desde allí decidieron tomar la iniciativa para convocar a los vecinos en un espacio de pertenencia, que como rosarinos, sienten a la hora de ocupar el territorio que les pertenece para encontrarse y celebrar.

En el marco de esta visita el equipo del Distrito Sudoeste hizo entrega de una bandera argentina a la institución y luego se procedió al izamiento de la misma. Juana, una de las vecinas, contó que “es un orgullo recibir la bandera, símbolo de lo que nos caracteriza como argentinos, en la entidad del barrio. Son estos espacios los que nos hacen sentir estar cerca del Estado y reafirman nuestra identidad como rosarinos”. Y recalcó: "Es el símbolo que nos identifica como argentinos, pero es lo que nos une como rosarinos, hoy, este 20 de Junio y todos los días, cuando vemos flamear la bandera vamos a encontrarnos todos los rosarinos".

En el corazón de la zona Sur, en tanto, se vivió una verdadera fiesta patria, la escuela Crisol 472 de calle Magnano 6365 fue la autora de la iniciativa para celebrar la creación de la bandera y convocar a padres, alumnos, familiares y aquellos vecinos que se acercaron al lugar para transitar las calles del barrio para recuperar espacios de convivencia barrial. La institución además convocó a otras escuelas a participar de la actividad: Escuela Taller Número 162 Antonio Lodolo; CECLA Número 61; Escuela primaria 1090 Domingo Matheu, Escuela primaria 1279 Brigadier López; Escuela primaria 128 Congreso de Tucumán; Escuela especial Numero 2004 Rubén Naranjo y el Jardín de infantes 234 Javier Villafañe. También estuvieron presentes el Centro de Salud El Mangrullo y La Paloma; Centro comunitario Número 24 Molino Blanco; y Centro Crecer Número 5, Pajarito Remendado.

Dos vecinas del sur de la ciudad sintetizaron lo que significó la celebración. “Me emociona muchísimo que los chicos desde chiquitos estén aprendiendo el amor por la bandera, ver cómo la gente se une para eso demuestra que los chicos pueden aprender cosas buenas, dejar la esquina y las cosas malas, saber que hay otras posibilidades”, destacó Monica, docente del jardín Javier Villafañe de Copagüe y Patricios. En la misma línea, Verónica, del Centro de Convivencia Barrial Ayacucho, expresó: “Realmente es algo emocionante y conmovedor, es la primera vez que lo vemos en el barrio, salimos con los chicos del taller de ludo, fue un impacto muy lindo para ellos”

En el marco de los 125 años del Barrio Belgrano, el Noroeste de la ciudad también se vistió de celeste y blanco. Las cuatro plazas fueron el escenario donde cientos de vecinos se reunieron y allí, en Mendoza y Provincias Unidas, se procedió al izamiento de la bandera patria al ritmo del himno nacional y todos los vecinos recibieron una escarapela acompañada de una tarjeta alusiva al evento, la cual plasmaba una de las más destacadas palabras de Belgrano: "La bandera simboliza nuestra historia, que es cultivada con esperanza y el esfuerzo diario”.

En esta actividad, el papel principal lo tuvieron los niños y niñas del grupo de folclore perteneciente al Centro de Salud “Débora Ferrandini”, quienes agasajaron a todos los presentes con emotivos números patrios. El encuentro contó con la presencia de más de 150 alumnos de primarias y secundarias, divididos en los cuartos grados, abanderados y escoltas, a la vez que fueron acompañados por padres y docentes tutores. Las escuelas que se hicieron presentes fueron la Número 528 Dr. Carlos Omnes, la Escuela Número 91 República del Brasil, el Colegio San Antonio de Padua y la Inmaculada Concepción. Además de las instituciones presentes, también asistieron la  Asociación por los derechos comunitarios (ADC), miembros de la vecinal Las Flores y la Policía Comunitaria de la seccional ubicada en la plaza anfitriona.

En el Norte de la ciudad, el festejo por la bandera se centró en la escuela Dr. Gabriel Carrasco. Esta institución de barrio Alberdi fue cuna de la Escuela Serena, impulsada por las hermanas Olga y Leticia Cossettini, cuyo trabajo pedagógico trascendió a nivel internacional.

Desde hace años la escuela realiza acciones coordinadas con el Distrito Norte “Villa Hortensia” trabajando juntos en mejoras para el lugar, el cuidado del espacio público y el medio ambiente, para que los niños puedan sentir su barrio cuidado y puedan ocupar los distintos espacios a la hora de encontrarse con sus pares. "Esta escuela siempre se prepara para todos los festejos que sean Patria, tenemos un escenario interesante de emociones para cualquier acto, es una escuela que acompaña siempre el invitar a la familia, que los niños sean protagonistas de todas las acciones y siempre con el cruce de lenguajes, porque tenemos el legado de las hermanas Cossettini", recalcó Mónica Garay, vicedirectora. Y resaltó: "Participar es un verbo que todos debemos vivenciar, participar con el Distrito nos hace bien como institución, cuando uno se conecta con otra institución se ven los parecidos, se ayudan, caminan juntos, siempre y cuando éstas tengan esta apertura democrática, instituciones para la gente que quieran trabajar juntos con un apoyo del Estado es la enseña que Belgrano nos dejó".

En el Centro, no sólo el Monumento fue protagonista de festejos por la semana de junio, sino también la Plaza de la Coperación, donde los vecinos se reunieron, para izar la bandera y entonar las estrofas de la canción Aurora, interpretada por el Coro de Los Grandecitos Cantan y los miembros del taller gratuito de Cultura del Distrito, votado a través del Presupuesto Participativo.

Alberto, uno de los vecinos del Distrito Centro y miembro del Coro, luego de interpretar la canción y entre emociones esbozó una sonrisa que acompañó un breve discurso donde destacó que “a la bandera hay que mostrarla y por eso es muy bueno unirnos y recordar lo importante que es, en estos tiempos que estamos viviendo. Tenemos que seguir sumando espacios de participación porque es fundamental sobre todo con actividades como este taller para adultos seguir sintiéndonos útil para nuestra ciudad que tanto queremos”. 

En el Oeste de la ciudad, no faltó la fiesta: el Distrito, bajo la premisa “Hacemos bandera”, convocó a vecinos de la zona para que puedan disfrutar de la actividad coordinada por el área de cultura. Así fue como cientos de vecinos recibieron su escarapela y disfrutaron de un encuentro que contó con la presencia destacada del actor rosarino Pablo Fernández y la cantante lírica Romina Amoruso.

“Que la cultura no siempre esté en el centro de una ciudad, habla de que los vecinos podemos disfrutar de cualquier lugar de Rosario. Que esta zona que está tan lejos del centro sea visitada por artistas y podamos disfrutar de estos espacios culturales no sólo en el Monumento a la Bandera sino en un barrio, es una acción que tenemos que tener cada vez más para sentir el orgullo de ser rosarinos”, destacó Marta, una de las vecinas que se acercó hasta el Distrito para disfrutar de la fiesta patria.

De norte a sur y de este a oeste, cada barrio celebró así la enseña patria junto a las instituciones distritales de un Estado con presencia y cercanía en cada escuela, club, vecinal y entidades zonales.