20 de junio

Salud

Prevención

Salud Pública municipal recuerda recomendaciones para prevenir intoxicaciones por monóxido de carbono

Se aconseja controlar artefactos de calefacción y ventilar adecuadamente los ambientes. También se exhorta a tomar recaudos para evitar enfermedades respiratorias estacionales

Con la llegada de las bajas temperaturas y ante el uso intensivo de estufas en los hogares, la Municipalidad de Rosario reforzó una serie de recomendaciones para evitar problemas de salud relacionados a la presencia de monóxido de carbono. Además, se reiteran medidas para prevenir enfermedades respiratorias.

Para evitar intoxicaciones la Secretaría de Salud Pública indica principalmente controlar los artefactos de calefacción y ventilar adecuadamente los ambientes, dado que una mala combustión puede generar emanación de gas en un ambiente cerrado, y provocar accidentes domésticos graves.

El monóxido de carbono es un gas altamente venenoso que no tiene color, olor ni sabor y es casi imposible detectarlo por los sentidos. Este gas es provocado por la combustión incompleta de gas natural, el gas licuado, el kerosene, el carbón, la leña, las naftas, la madera, el papel y el aceite, entre otros.

El mismo ocasiona daños en el sistema nervioso central, provocando asfixia y consecuencias irreversibles, incluso la muerte en caso de concentraciones muy altas. Los síntomas de una intoxicación aguda son: confusión, mareos, dolores de cabeza, zumbido de oídos, náuseas, vómitos, palpitaciones, parálisis o convulsiones.

Ante algunos de estos síntomas, se recomienda ventilar inmediatamente los ambientes, tomar aire fresco, apagar los artefactos que pueden provocar la combustión y consultar de manera inmediata a un servicio de emergencia.

Recomendaciones

• Mantener siempre los ambientes ventilados, dado que incluso si no hay presencia de monóxido de carbono, la misma llama consume oxígeno.
• No dejar braseros ni artefactos encendidos durante la noche.
• Controlar que la llama de los mecheros sea de color azul. Si el color de la misma es amarillo se está produciendo monóxido de carbono. Ante esta situación, apagar el artefacto inmediatamente y hacer revisar el quemador por un gasista matriculado.
• No instalar calefactores catalíticos en dormitorios.
• Controlar que el conducto de evacuación al exterior de gases no esté obstruido, abollado o desconectado.

Prevenir el contagio de enfermedades estacionales

Ante la llegada del frío, Salud Pública también advierte sobre el incremento de enfermedades respiratorias: bronquiolitis, neumonías, broncoespasmos, crisis asmáticas y resfríos son las principales causas de consulta e internación durante la temporada invernal. Aunque afectan a toda la población el grupo de mayor riesgo son los menores de 5 años.

La gripe también es frecuente, los síntomas suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio, y la mayoría de los pacientes se recupera en una o dos semanas. Sin embargo, en niños pequeños, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas, la infección puede conllevar graves complicaciones e incluso poner en riesgo la vida.

El virus se transmite de una persona a otra, fundamentalmente por gotitas provenientes de la vía respiratoria de una persona enferma, a través de la tos, estornudos o simplemente cuando se habla.
Para evitar enfermedades como la gripe se sugiere la aplicación de la vacuna antigripal, destinada a embarazadas en cualquier momento de gestación, niños y niñas entre seis meses y dos años, personas con patologías crónicas pulmonares, cardíacas, renales o trastornos en las defensas, personal de salud y mayores de 65 años.

Es obligatoria y gratuita para las poblaciones anteriormente mencionadas. Actualmente, se encuentra disponible la dosis para adultos y niños en hospitales y centros de salud de la ciudad (a excepción del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez).

Ante cualquier síntoma de gripe se debe concurrir al centro de salud más cercano donde podrán realizar una primera consulta con profesionales capacitados para dar respuesta al cuadro. De esta manera, se evita sobrecargar las guardias de los hospitales donde se resuelven los casos más graves.

Para evitar el contagio de enfermedades respiratorias:

• Lavarse las manos de manera frecuente con abundante agua y jabón
• Taparse la boca al estornudar y al toser, o cubrirse la boca con un pañuelo descartable o el pliegue del codo.
• Ventilar los ambientes todos los días.
• Evitar la contaminación de los ambientes (con humo de cigarrillo, braseros o fogones).
• Cuidar a niños y niñas del frío y evitar, en lo posible, el contacto con personas enfermas.
• En los niños, verificar que las vacunas estén al día y realizar controles médicos periódicamente.
• Evitar la automedicación.