13 de diciembre

Temas del día

Turismo

Cultura

Colectividades eligió a sus nuevos embajadores culturales

La fiesta popular más convocante de Rosario y la región seleccionó a sus representantes destacados: Widelene Jean, de Haití y David Chulque, de Bolivia.

La penúltima noche de la 34ª edición del Encuentro y Fiesta Nacional de Colectividades terminó con la elección de los embajadores culturales: Widelene Jean, perteneciente a la Asociación Civil Haitiana de Rosario, y David Chulque, de la Asociación Civil Colectividad Boliviana de Rosario.

Los candidatos resultaron destacados entre 21 parejas, que se presentaron de forma sucesiva en el escenario mayor dando a conocer su cultura a través de distintas expresiones como la danza o la poesía. 

Con fuertes raíces en los países que representan, David y Widelene tienen más en común que haber compartido la distinción. Los dos llegaron a la ciudad por diferentes caminos y en distintos momentos, pero con un objetivo idéntico: estudiar en la Universidad Nacional de Rosario.

David, nacido en Buenos Aires pero criado en Potosí con el quechua como lengua materna, arribó a Rosario hace quince años para empezar Ciencia Política. Hoy, con 32 años, está en el tramo final del profesorado en Lengua y Literatura. En esa década y media de residencia a orillas del Paraná, se acercó a la Colectividad Boliviana.

“Entré en el 2010 como bailarín y me fui involucrando cada vez más. Siento pasión por participar ahí, por representar mis raíces, la cultura en la que fui criado”, cuenta el joven, que también da talleres de quechua. Un año después, empezó a participar de la Fiesta de Colectividades. “Bailando sobre el escenario pero también colaborando en la cocina y en el stand”, agrega.

Por su parte, Widelene desembarcó en la ciudad a orillas del Paraná hace apenas tres años para estudiar enfermería. “Como todos los haitianos, vine por la educación, porque nuestro país no nos brinda esa posibilidad. La comunidad argentina nos recibió muy bien, en mi opinión nos tratan muy bien a todos los extranjeros”, asegura.

La joven de 26 años aclara que no es bailarina profesional pero que le gustaría. Su interpretación del Tabou, la danza tradicional haitiana, le valió la selección como embajadora. “Decidimos participar en las Colectividades por un sentido de pertenencia, para mostrar la cultura. La experiencia fue muy buena. Ser representante de mi cultura fue una enorme carga que llevé con coraje y honor. Ser embajadora es símbolo de unión social”, elabora.

Otra cosa que comparten es el entusiasmo por la experiencia colectiva más allá del reconocimiento individual. “Fue una sorpresa porque sinceramente no lo esperaba. Pero más allá de la alegría de haber ganado, lo que más me gustó fue el grupo de los candidatos a embajadores. Se armó un grupo muy lindo con las otras colectividades, con muchas cosas en común con la mayoría de ellos. Apenas bajamos del escenario, les dije en tono de broma que yo ya había ganado por el hecho de haberlos conocido”, cuenta David.

“Fue una experiencia muy buena, con mucha buena onda desde los técnicos a los organizadores. Me parece que es una experiencia social muy importante que nos hace conectar a todos, intercambiar cultura. Nos permite conocernos y saber que los mitos que hay sobre otros países muchas veces no son verdad”, afirma Widelene.

“Hay gente que realmente quiere hacer algo desde su lugar en sus Colectividades, también en relación a la creciente xenofobia a nivel mundial. Nosotros podemos mostrar con esta interculturalidad que podemos llevarnos bien entre todos y que Argentina es un Estado fundado en un mestizaje de inmigrantes”, dice David.

Cada uno tiene algo favorito para destacar de la cultura de sus países. A la joven haitiana, lo que más le gusta compartir de sus raíces haitianas es “la comida y el baile”. Para David, la ecuación es más compleja porque “la cultura boliviana es muy extensa. No por nada fue declarado estado plurinacional, porque es una comunidad en la cual coexisten distintas culturas, distintos pueblos y distintas lenguas”.

“Lo que yo trato de llevar adelante es mostrar y enseñar el quechua, visibilizar lo invisibilizado. Durante muchos siglos se quiso tapar la idea de lo originario. No se trata de bailar cinco minutos en un escenario, ponerte un traje y después olvidarte, sino de sentir, comprender el imaginario social del pueblo quechua que es al que yo pertenezco”, elabora el flamante embajador boliviano, que también es poeta.

Según adelanta, en su tercer libro a publicarse a principios de diciembre, explora un poco la identidad y “hay una parte del poemario escrito en quechua”.

Una nueva tradición

En 2017, la Fiesta de Colectividades dejó atrás la elección de una reina con una propuesta superadora y sin distinciones de género: la de embajadores culturales. En ese marco fueron elegidos Lucía Magalí Madulla Carnota, de la Casa Paraguaya, y Andrew Mbuya, de la Asociación Africana de Rosario. En 2018, la selección quedó de este lado del Atlántico, con representantes de Sudamérica y el Caribe.

Para participar, cada candidato tuvo que llenar una ficha donde tenían que contar su trayectoria dentro de la colectividad, además de relatar cómo representaban su cultura en la ciudad. Por otro lado también se hizo mucho hincapié en la relación que tenían con Rosario y cómo se sentían habitándola.

Jurado

El jurado en esta oportunidad estuvo integrado Darío Ares, coordinador de la Escuela de Diseño de indumentaria dependiente de la Municipalidad de Rosario; Juan José Noé, coordinador del Centro de Estudios Latinoamericanos Ernesto Che Guevara; Virginia Giacosa, licenciada en Comunicación Social y periodista, y Sonia Marchesi, conductora de Telefe Noticias y
Rosario Directo.

Para definir a los embajadores, los jurados no sólo evaluaron la ficha sino que también hicieron entrevistas a cada candidata y candidato. La elección se completó luego de la actuación de cada pareja sobre el esenario mayor. 

Luego de ocho jornadas intensas y de resistir los fuertes temporales que obligaron la suspensión y reprogramación de cuatro días, este martes 20 de noviembre tendrá lugar el cierre de la 34ª edición del Encuentro y Fiesta Nacional de Colectividades, con la presentación en vivo del destacado cantante rosarino Elías. A pesar de las complicaciones climáticas, se estima que unos 700.000 visitantes participaron de la fiesta popular más convocante de la ciudad y la región.