20 de noviembre

Intendencia

Mujer
Internacionales

Fein: «Las mujeres hemos dado muchas batallas, pero aún quedan muchas por ganar»

La intendenta participó de la mesa de cierre del II Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas en Madrid, el cual se centró en la lucha contra la violencia de género.

Ese jueves, la intendenta Mónica Fein participó del panel de cierre del II Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz, desarrollado durante toda esta semana en Madrid, centrado en la erradicación de la violencia contra la mujer. Dicho panel fue compartido con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la premio Nobel de la Paz en 2015, Ouided Bouchmaoui, entre otras destacadas invitadas.

“En Argentina la lucha por los derechos de las mujeres gana cada día más terreno, tuvimos un 2018 con muchísimas movilizaciones y ese movimiento surge desde las ciudades, porque las mujeres hemos dado muchas batallas, pero aún quedan muchas por ganar”, resaltó la mandataria rosarina.

“Hay un debate abierto en esa relación de poder entre varones y mujeres, y son las ciudades el mejor lugar para dar esos debates. La violencia machista es una violencia naturalizada, que debemos desnaturalizar desde políticas públicas que nos interpelen”, finalizó Fein.

En tanto, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, resaltó: “Hemos definido el año 2018 como el año violeta, pero así y todo el protagonismo de las mujeres aún es un asunto pendiente. Las mujeres tenemos que ser protagonistas del siglo XXI, porque la violencia forma parte de la cultura del machismo, forma parte de la falsa masculinidad, de esa idea de que los conflictos hay que resolverlos con violencia. Las mujeres podemos afrontar los conflictos de otra forma, de una forma pacífica, porque la voz de las mujeres es la voz de la paz”.

Además de Fein y Carmena, disertaron de este panel otras mujeres que han participado o participan activamente en la vida pública y en la responsabilidad de gobierno de las ciudades. La mesa la conformaron la premio Nobel de la Paz en 2015, Ouided Bouchmaoui; la alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra;, la alcaldesa de Torrelodones, Elena Biurrun; la secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan; la presidenta de la Asociación de Municipalidades de Bolivia, Rocío Alejandra Molina Travesí; la directora ejecutiva del Centro Nobel de Paz, Liv Torres; la secretaria General de CGLU, Emilia Sainz.

Juntas intercambiaron opiniones y propuestas para transformar los usos y los modelos de gobierno basados en patrones violentos y machistas en nuevas formas de gestionar más pedagógicas, acogedoras y transparentes. “Las mujeres lideran nuevas formas de entender las ciudades como lugares para la reproducción de la vida de manera sostenible e inclusiva”, se concluyó previo a la firma del compromiso de construir ciudades de convivencia.

Compromiso para una agenda de ciudades de convivencia y paz

El II Foro Mundial sobre Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz se cerró hoy jueves con el compromiso de elaborar una agenda de ciudades de paz. Desde la primera edición de este encuentro, se abrió una línea de trabajo que puso de manifiesto el potencial de las ciudades como escenario para avanzar en la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), a través de la construcción de una cultura de paz. Los participantes de dicho foro firmaron un compromiso para avanzar en una sociedad menos violenta.

La declaración incluye las medidas que han de implementar las ciudades para conseguir ese propósito y las herramientas para hacerlas efectivas: desde la lucha contra las violencias interpersonales, hacia las mujeres, el racismo y la xenofobia y el crimen organizado hasta la defensa de la ciudad frente a la guerra y la prevención y combate de la corrupción.

Entre los instrumentos para materializar dichas acciones, se recogen: implementar políticas de cuidados frente a políticas de seguridad; articular con los gobiernos estatales la elaboración, implantación y supervisión de planes de acción para la prevención de las violencias; desarrollar planes de acción local para abordarlas. En ese sentido tanto el Foro como el compromiso con el que cerró su segunda edición “podrían convertirse en la base de una expresión más continua y sistemática de un esfuerzo local dirigido a la prevención de la violencia”.