15 de agosto

Ferias

Economía social

La experiencia de la economía social en Rosario llegó una vez más hasta Brasil

Emprendedores locales participaron, por tercer año consecutivo, de la Feria de economía social y solidaria de Santa María, el mayor evento de estas características en América Latina.

Una comitiva de emprendedores de la Secretaría de Economía Social, junto con organizaciones vinculadas a la Red de Comercio Justo del Litoral, participó del mayor evento de economía solidaria de América Latina: la 25° Feria Internacional de Cooperativismo (Feicoop), que se llevó a cabo en el centro de referencia de Ecosol Dom Ivo Lorscheiter, en Santa María (Brasil), entre el 12 y el 15 de julio, en articulación con el 3° Foro Mundial tematico de Ecosol y la 3° Feria Mundial de Economía Solidaria. 

El equipo rosarino, formado por emprendedores y coordinadores de diferentes áreas de la Secretaría, pudo vincularse con actores sociales de distintas partes de Brasil y de Latinoamérica, intercambiando saberes, compartiendo experiencias, formas de comercialización, ideas y, por supuesto, sus productos.

Producto del viaje, muchos de los emprendedores lograron hacer contactos con otras organizaciones que derivaron en invitaciones a participar en ferias en Brasil, Uruguay y en distintos puntos de nuestro país. Asimismo, participaron en las exposiciones que se realizaron en nombre de la Secretaría, representando a la ciudad y contando su experiencia a través del programa Rosario Emprende.

En esta oportunidad, integrantes de la comitiva rosarina estuvieron a cargo de dos exposiciones en la feria. Por un lado, representando a la Red de carpinteros, Pablo Slavazza expuso como responsable del desarrollo de Proyectos Productivos de Servicios Generales. Y por otro,  compartiendo las políticas públicas del Rosario Emprende, disertaron Lucas Barberis, coordinador de Economía Social del Distrito Oeste; Lorena Pinazo, coordinadora de Ferias del Distrito Sur y plaza Alberdi; y Nadia José, del área de Comunicación de la Secretaría.

El titular de la cartera, Nicolás Gianelloni, aseguró que "la experiencia fue de gran utilidad para los emprendedores y para la Secretaría, por la posibilidad de interactuar, mostrar las políticas públicas que se vienen llevando a cabo en Rosario e intercambiar saberes con organizaciones y emprendedores de otros países. Además, quienes viajaron no se conocían entre sí, y sin embargo se relacionaron y aprendieron a trabajar colaborativa y cooperativamente".

Las experiencias de los emprendedores 

“Creo que el viaje fue un punto de cambio en mi vida. Nosotros como emprendedores aprendimos a trabajar en conjunto, como si hubiésemos sido una cooperativa de muchos años. Siento que cuando hay un compromiso social y el ideal es ayudarse entre todos para salir adelante, la vida toma otra forma”, comentó Guillermo Tudela, de Multum Diseño, que viajó a Santa María con sus cuadros sublimados.

Por su parte, María Emilia Etchepar, que realiza encuadernación artesanal y vende sus productos a través de su emprendimiento Ebru cuadernos marmolados, señaló que fue una experiencia muy positiva, por la posibilidad de exponer su producto y por el grupo humano que se formó. “Creo que por más que tengas el mejor producto del mundo, una clave importante es la gente que te rodea. Estoy muy feliz por cada persona que conocí, aprendí muchísimo y agradezco la oportunidad", dijo.

Nancy Dardi, representante de Wonkis, emprendimiento de diseño para fiestas infantiles, indicó que "fue una experiencia maravillosa, me dio la oportunidad de conocer emprendedores de otros países e intercambiar conocimientos. La organización fue muy buena y la gente muy cálida. Estoy más que feliz y agradecida por todo lo vivido y aprendido".

Dentro del rubro alimenticio, hubo tres emprendimientos de la economía social local que estuvieron presentes: De mi tierra, mermeladas y almíbares, de Margarita Elida Masin; Nancy eventos, con dulces, panificación, encurtidos, mesas dulces y saladas de Nancy Barroso; y Luxkal, dedicada a la elaboración de barritas de cereal, granola casera y licor de whisky cremoso, de Lucía Quintana.

Margarita expresó su orgullo por haber sido seleccionada para participar de esta experiencia, y afimó: "Me llevo muy lindas cosas y me encantó ver cómo se puede trabajar en grupo con buena onda y predisposición, creo que se puede llegar muy lejos. Me pareció fabuloso participar”.

Por su parte, Nancy Barroso, quien esta trabajando desde hace más de 12 años junto al municipio, destacó: “Lo que aprendí en el viaje es ver cómo estamos como ciudad parados en este mundo, y mi conclusión es que estamos muy bien, que nuestros productos, nuestra imagen y coordinación es excelente. Como emprendedores somos una red muy firme, sólida y aprendimos a seguir convenciéndonos de que el ser humano está antes que cualquier tipo de economía” 

Para Lucía, fue una experiencia que "le abrió la mente a algo que no conocía, un mercado solidario, con mucho compartir, trocar, regalar y una cordialidad que no esperaba. Creo que hay mucho para hacer y lugares para compartir esta experiencia. Estoy muy agradecida de que me hayan invitado, me llevo una muy linda vivencia y me encantó que me hayan tenido en cuenta", mencionó.

También hubo 3 participantes en el rubro textil. Graciela María Vaz Diniz Do Couto, con Cosiditas, que realiza bolsas de friselina estampadas y fundas para trajes; Beatriz Díaz con Juanse: Vestí tu casa, que confecciona cortinas, toallas, ropa para mascotas, almohadones, repasadores y sabanas; y María Soledad Bosch, con indumentaria femenina de su marca María Bosch .

Las tres coincidieron en lo enriquecedor del viaje para sus emprendimientos y valoraron la posibilidad de poder crear vínculos con emprendedores de distintos puntos de Latinoamérica y fortalecer las relaciones entre rosarinos. “Pude compartir con emprendedores de otros países, intercambiar con gente que también hacia indumentaria, compartir experiencias, se formó un grupo de compañeros que no conocía a pesar de que somos todos de economía social", reflexionó Bosch.  

Sobre la Feicoop

La feria de Feicoop y Ecosol se lleva a cabo bajo la inscripción Otro mundo es posible. Otra economía ya está sucediendo y la edición de este año contó con el lema Construyendo la sociedad del buen vivir: por una ética planetaria. El encuentro consta de cuatro días de feria y exposición de una gran diversidad de productos donde participan emprendimientos de la economía solidaria, de la agricultura familiar, de agroindustrias familiares, de los recolectores, de los pueblos indígenas, de los trabajadores del campo y de la ciudad, en la metodología autogestiva, formándose así un espacio de articulación, debate, intercambio de ideas, y diferentes experiencias de comercialización

La Feicoop propone un nuevo modelo económico, solidario, sustentable y territorial para el cuidado de la vida en el planeta tierra. Junto con la feria hubo conferencias, seminarios, charlas, debates, una caminata internacional ecuménica por la paz y justicia social, el campamento de la juventud, momentos culturales, shows y otras actividades donde se instaba a las personas a ser participativos.