18 de agosto

Agricultura Urbana

Ambiente
Economía social

Economía Social municipal invita a una charla sobre cultivo agroecológico de papa

Tendrá lugar este viernes a las 9.30 en Lamadrid 250 bis, con inscripción previa. Estará a cargo de un productor con vasta experiencia en este tipo de técnicas amigables con el medio ambiente

En el marco de las políticas de promoción de cultivos agroecológicos y consumo saludable que lleva adelante la Municipalidad a través de la Secretaría de Economía Social y su programa de Agricultura Urbana, este viernes 27 de abril se desarrollará una charla sobre los modos de cultivo y cuidado de papas basados en técnicas agroecológicas y de la agricultura biodinámica. El encuentro tendrá lugar a las 9:30 en el Centro Agroecológico Rosario (CAR), de Lamadrid 250 bis, con cupos limitados; quienes deseen participar deben inscribirse vía mail a  centroagroecologicorosario@gmail.com.

La disertación estará a cargo de Raúl Fermanelli, productor hortícola de tercera generación, quien cultiva 15 hectáreas en Ferreira, Córdoba, desde el año 2001 empleando este tipo de técnicas amigables con el medio ambiente y la salud.

Participan de esta actividad, también, el Proyecto Cinturón Verde que lideran la Municipalidad de Rosario y el Ministerio de Producción de la provincia de Santa Fe.

Un alimento milenario y nutritivo

La papa (Solanum tuberosum) constituye el cuarto alimento de mayor consumo en el mundo y su producción, a nivel mundial, es de unas 320 millones de toneladas por año. Esta cantidad tiende a aumentar mientras que la de los otros tres alimentos más consumidos, maíz, trigo y arroz, va decreciendo. Su cultivo se encuentra presente en más de cien países. Entre ellos, los de América del Norte y Europa vienen siendo los mayores productores, aunque en las últimas décadas hubo un crecimiento extraordinario de estas plantaciones en Asia, África y América Latina.

Existen más de 4.000 variedades de papa, lo que demuestra la gran diversidad genética que presenta este cultivo. Esta riqueza en diversidad ha sido preservada, en gran medida, gracias a las prácticas tradicionales de los agricultores en los centros de origen de la papa (Región Andina).

Los hábitos de trabajo de los pequeños productores ubicados en la región andina respecto al cuidado de las semillas son los que han permitido el mantenimiento de la gran cantidad de variedades de este cultivo, adaptadas a distintas altitudes, temperaturas y suelos.

La relevancia del cultivo y consumo de la papa en el mundo llevó a la FAO a instaurar el Año Internacional de la Papa en el 2008.