19 de junio

Medio ambiente

Sustentabilidad

Rosario avanza en políticas de sustentabilidad: se presentó el Inventario de Gases de Efecto Invernadero

El documento fue realizado a partir de la identificación y cuantificación de los gases que contribuyen al calentamiento global. Con esto, el municipio realizará un Plan de Acción Climática.

El martes 20 de febrero por la mañana, la intendenta Mónica Fein encabezó la presentación del Inventario de Gases de Efecto Invernadero. Se trata de un documento elaborado colectivamente entre la Municipalidad y diversas instituciones, que busca determinar las emisiones de gases de efecto invernadero que se generan por las actividades de la ciudad, y de esta manera elaborar un plan de acción para reducirlas y disminuir el impacto ambiental que estas producen. 

“Nosotros hemos asumido un compromiso internacional y local. Pero esos compromisos se tienen que traducir en acciones. Creo que tener este Inventario es fundamental porque no es sólo un diagnóstico, sino justamente un llamado a la acción. Desde el municipio, junto a la Provincia, las áreas académicas y las organizaciones no gubernamentales venimos haciendo muchas cosas”, expresó la intendenta Fein durante sus palabras de bienvenida.

A través de una mesa interdisciplinaria compuesta por representantes de la Secretaría de Ambiente y Espacio Público, Ente de la Movilidad, Universidad Católica Argentina, Universidad Tecnológica Nacional, Universidad Nacional de Rosario; Laboratorio de Eficiencia Energética, Sustentabilidad y Cambio Climático, y el Instituto de Mecánica Aplicada a las Estructuras (IMAE), Rosario elaboró un Inventario de Gases de Efecto Invernadero de la ciudad que identifica y contabiliza los gases de emitidos a la atmósfera en un año calendario.

Este documento, que puede consultarse online en su totalidad, permite conocer los sectores de mayor contribución al cambio climático y definir políticas públicas para accionar sobre una problemática global, pero que afecta directamente a las ciudades y sus habitantes, los cuales sufren el impacto de fenómenos meteorológicos extremos con cada vez mayor frecuencia.

Es así que Rosario viene llevando adelante hace varios años diversas acciones para la reducción de la generación de gases de efecto invernadero, entre las cuales la intendenta Fein destacó el Plan Hidráulico, los procesos de certificación de viviendas, las políticas de movilidad sustentable y la gestión del riesgo ante los eventos meteorológicos extremos como prioridad en su agenda.

Como fruto de este trabajo de gestión, en el 2018 la Municipalidad de Rosario, a través de la Secretaría de Ambiente y Espacio Público, logró acceder a una oportunidad de financiamiento de la organización internacional ICLEI-Gobiernos locales para la sostenibilidad para elaborar durante este año el Plan de Acción Climática de la ciudad, el cual desarrollará estrategias para reducir emisiones, adaptarse a los cambios en el clima y mejorar así la calidad de vida de los habitantes.

¿Qué medidas pueden tomar los vecinos?

Todos podemos aportar a la meta de disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, sólo hace falta reconocer la necesidad de cambiar algunos hábitos. Según el inventario, en Rosario, lo que más aporta emisiones es el transporte motorizado particular, el cual representa el 21,18% del total. Para disminuir ese valor se puede optar por el uso de la bicicleta, compartir automóviles, optar por el transporte público o caminar.

Otro factor que incide notablemente es el uso de energía eléctrica y gas: a partir del consumo en casas y edificios residenciales particulares, se emite el 17,57% de gases de efecto invernadero. Usar con responsabilidad la electricidad y el gas es una buena medida. El caso de los edificios y locales comerciales e institucionales ocupa el tercer lugar en la lista de generadores de gases de efecto invernadero con el 14,40%. Para reducirlo se apela al compromiso social y promover las buenas prácticas en el trabajo, escuela o universidad.

La disposición de los residuos sólidos también es uno de los factores a tener en cuenta, ya que su gestión emite un 14,29% de los gases según el Inventario. Para mitigarlo, es muy importante que los vecinos separen sus residuos, comiencen a compostar,  y opten por consumir menos envases, reutilizar, minimizar.

“Creo que el desafío más importante que tenemos es involucrar a la sociedad, plantearles que tienen que asumir compromisos porque el futuro de sus hijos depende de que lo hagan hoy. También nos obliga a nosotros a trazar y profundizar políticas públicas. Pero las políticas públicas no pueden ser sólo de un gobierno, sino de una ciudad en su totalidad”, aseguró Fein al respecto.

Compromisos asumidos

Los compromisos asumidos por la ciudad con diferentes organismos internacionales condujeron a concretar el Inventario de Gases de Efecto Invernadero y a ratificar la decisión de consolidar las políticas ambientales que los reduzcan en los principales sectores responsables: residuos, energía y movilidad. En ese sentido, pueden destacarse las siguientes medidas que permiten reducir las emisiones de gases de efecto invernadero:

Residuos: desde 2001, la ciudad trabaja en un Plan de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos con el objetivo de minimizar la generación de residuos, promover el reciclaje y valorización. Se están llevando adelante las primeras experiencias en recolección diferenciada para la fracción orgánica en ocho barrios. 

Movilidad: se pusieron en marcha los corredores exclusivos para el transporte masivo y el cambio de coches en la flota del transporte urbano por vehículos con tecnología Euro V (los cuales reducen significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero). La infraestructura para ciclistas llega hoy a 120 kilómetros de ciclovías conectadas en red y la ampliación del sistema de bicicletas públicas Mi bici tu bici.

Energía: la implementación de la ordenanza sobre “Aspectos Higrotérmicos y Demanda Energética de las Construcciones” establece la incorporación de aislación térmica en las envolventes de los nuevos edificios, con el objetivo de disminuir el uso de energía para acondicionamiento térmico. Mediante educación ambiental y asistencia técnica se estimula el uso responsable de la energía en el hogar y en las empresas de la ciudad.