20 de octubre

Inclusión

Plan Abre

Plan Abre: con la participación de los vecinos avanza la transformación de Sorrento y Cullen

Municipio y Provincia impulsan vasto plan de urbanización en el asentamiento donde residen más de 400 familias. Ya se hizo la primera mesa barrial, instancia que facilita el proceso participativo.

La zona de Sorrento y Cullen se encuentra en plena transformación a través de un ambicioso proyecto de urbanización llevado adelante por la Municipalidad de Rosario y el gobierno de la provincia en el marco del Plan Abre. La intervención se completa con un proceso social de inclusión y participación ciudadana y en ese marco se concretó la primera mesa barrial donde las vecinas y vecinos se involucraron para mejorar su barrio.

Este proceso participativo fue novedoso en el barrio, dado que hasta hace un año no tenían un espacio de trabajo en conjunto con las áreas estatales. A partir de que el gobierno provincial se hizo de los terrenos con la promulgación de la ley de expropiación, el Plan Abre hizo pie con un Punto Abre, y desde entonces sus habitantes comenzaron a acercarse con inquietudes y ganas de participar.

“El de Sorrento y Cullen es un ejemplo claro de cómo el Plan Abre transforma la realidad de los barrios, con una batería de herramientas para incluir y generar igualdad de oportunidades”, graficó la coordinadora general del Plan Abre en Rosario, Lionella Cattalini. “El objetivo es seguir presentes con políticas sociales y abrir todo el barrio, para mejorar la calidad de vida de vecinas y vecinos que viven en el asentamiento, lo que también beneficia a toda la zona”, agregó.

Por su parte, la subsecretaria provincial del Plan Abre, Cecilia Mijich, celebró este espacio de diálogo y reconocimiento "porque es a partir del diálogo y de compartir inquietudes y experiencias que surgirán propuestas para seguir mejorando el barrio”. “Nadie conoce mejor este lugar que los vecinos y vecinas y desde el municipio y la provincia vamos a estar presentes, acompañando con las obras que ya se ven pero además para promover la convivencia", afirmó.

Un cambio de vida

La Secretaría de Estado del Hábitat provincial, la Secretaría de Obras Públicas municipal y el Servicio Público de la Vivienda rosarino encabezan la ejecución del proyecto de urbanización que cambiará la vida de cientos de vecinas y vecinos que viven en el asentamiento. Pero también se beneficiará a toda la zona aledaña, ya que se trata de la apertura de calles y más iluminación, lo que mejorará los accesos y la conexión con otros barrios de la ciudad, haciendo todo el entorno más seguro.

Los trabajos se llevan a cabo en etapas: la primera, que ya está en ejecución, se cumple sobre las calles delimitadas por Fresno al norte, Martínez Estrada al sur, Barra al este y Cullen al oeste con la apertura de 12 cuadras. En una segunda etapa se abrirán y pavimentarán otras 5 en el sector de Martínez Estrada al norte, Límite de Expropiación al sur, Barra al este y Cullen al oeste.

Además se conectará todo el barrio al servicio de agua potable, red de cloacas, Luz Segura (con tarifa social), pavimento definitivo, alumbrado público y veredas. Gracias a la inclusión del barrio al ejido urbano podrán ingresar ambulancias, bomberos y los servicios públicos.

En tanto, cerca de allí avanza la construcción de un nuevo centro de salud provincial en la zona de Los Pumitas, que mejorará el acceso a la salud garantizando una mejor atención para los vecinos de Sorrento y Cullen y Los Pumitas, descomprimiendo así la gran demanda que llega al Centro de Salud Juana Azurduy.

De a poco, la idea de transformar por completo el barrio fue tomando forma: mientras se elaboraba el proyecto urbano, las distintas áreas del municipio y la provincia comenzaron a interactuar y pusieron en marcha las primeras intervenciones: se erradicó el basural de Garzón y Sorrento para convertirlo en una plaza con nuevos juegos, y se abrieron y pavimentaron calles internas del asentamiento, lo que permitió mejorar el acceso y conformar pasillos más seguros. Se instaló, además, un transformador de la EPE para poder mejorar la iluminación y se pavimentaron las calles Campbell y Fresno.

Para promover la inclusión de los más jóvenes se realizaron ocho cursos del programa Nueva Oportunidad con un promedio de veinte jóvenes en cada uno, y se realizaron campañas de higiene, desratización, descacharrizado y esterilización y vacunación de mascotas, entre otras.

La llegada del Plan Abre Familia

En junio de 2017, los equipos territoriales comenzaron el relevamiento de 465 hogares, con 1.814 personas. El objetivo fue precisar la situación social de cada familia y detectar las prioridades con el fin de acercar políticas públicas específicas para esta zona, que luego sirvieran para diseñar el Proyecto de Urbanización Sorrento y Cullen.

Desde entonces, se puso en marcha un móvil de documentación rápida para garantizar el derecho a la identidad y se trabaja con el Ministerio de Educación en el fortalecimiento del Jardín Niño Jesús, al mismo tiempo que se plantean estrategias para abordar la franja de jóvenes de entre 15 y 17 años que no están escolarizados y de los jóvenes de entre 26 y 30 años que no estudian ni trabajan.