24 de junio

Obras

Patrimonio

Rosario avanzó con un gran plan de infraestructura urbana

Durante 2017 se concretaron proyectos estratégicos que permitieron mejorar arterias fundamentales de la ciudad, en tanto prosigue el desarrollo de las obras de cloacas y pavimento definitivo.

La Municipalidad de Rosario, de manera conjunta con el gobierno de Santa Fe, desarrolló durante 2017 un conjunto de proyectos estratégicos para mejorar la accesibilidad y conectividad en calles y arterias clave de la ciudad. Repavimentación, nuevas calzadas, ensanches de avenidas y un plan de pavimento a nivel definitivo en diversos barrios vuelven a ubicar a la obra pública y a la infraestructura urbana como ejes primordiales de la gestión municipal, cuyo propósito es apostar a una mejor convivencia y mayor calidad de vida de los rosarinos.

La renovación integral de avenida 27 de Febrero entre avenida Circunvalación y Presidente Perón, la reconstrucción de avenida Junín entre Provincias Unidas y Solís con características estructurales aptas para la circulación de tránsito intenso, y la pavimentación de avenida Rivarola desde avenida Provincias Unidas hasta Benítez, fueron algunas de las iniciativas ejecutadas el pasado año que contribuyen de manera significativa a los objetivos planteados.

Asimismo, en 2017 dieron inicio y continúan en la actualidad los trabajos en avenida San Martín desde bulevar Seguí a Batlle Ordóñez, avenida Francia desde Cagancha a bulevar Seguí, y Maipú desde Pellegrini a 27 de Febrero, obras que, una vez finalizadas, transformarán los barrios, su aspecto comercial, el tránsito vehicular y peatonal y la seguridad. En el caso de San Martín, la puesta en valor de este corredor vial forma parte de un proyecto estratégico para el desarrollo regional y facilita la vinculación con los accesos del área metropolitana de Rosario y con Villa Gobernador Gálvez, Pérez y demás municipios vecinos.

Es importante remarcar que todas las obras de remodelaciones de accesos y avenidas contemplan iluminación integral, señalización horizontal y vertical e instalación de semáforos.

Así, se avanzó con el Plan de infraestructura para la ciudad dando continuidad al desarrollo de un programa sistemático de transformación de los pavimentos, que incluye la implementación del cordón cuneta, los desagües pluviales y el pavimento definitivo. Esto implica la eliminación de zanjas y el mejoramiento de las condiciones de todos los barrios que cuentan con este tipo de drenaje.

Para lograrlo, el municipio compró maquinarias y herramientas para acelerar la ejecución. La compra de equipos se llevó adelante en seis licitaciones que agruparon maquinarias semirremolque para transporte de los mismos; moldes para la construcción de cordones de hormigón; camiones; tractores y rastras; módulos de acople; y equipos viales.

“2017 fue un gran año para la obra pública en Rosario con millonarias inversiones y proyectos en marcha destinados a mejorar la calidad de vida, la transitabilidad, la seguridad vehicular y peatonal y la conectividad de todos los rosarinos. Es una decisión de esta gestión llegar con obras de infraestructura urbana a todos los barrios de la ciudad, y en ese camino estamos”, expresó la intendenta Mónica Fein al respecto.

Cloacas

Cabe destacar los avances e importancia del Plan Integrador de Saneamiento Cloacal en Barrios de la Ciudad, iniciativa esencial para la salubridad de los vecinos, que además permite el posterior proyecto del pavimento a nivel definitivo. Como eje prioritario, la Municipalidad viene ejecutando en los últimos años obras cloacales que garantizan el saneamiento y la salubridad de los barrios que aún no cuentan con este vital servicio. Al momento de diseñar el plan, 55 barrios de la ciudad no tenían cloacas. Actualmente, ya se construyeron redes cloacales en 35 barrios, que benefician a más de 180.000 vecinos con la ejecución de más de 45.000 conexiones domiciliarias. El objetivo de la gestión es completar el 100% de las conexiones cloacales para fines de 2019, alcanzando el saneamiento de 1.500 hectáreas.

“En la actualidad ocho de cada diez rosarinos ya tienen el servicio de cloacas. Ejecutamos en los últimos años 35 barrios, es un récord histórico. Las cloacas no son una promesa sino una realidad. Tenemos un compromiso con la obra pública barrial, con todo aquello que iguale las condiciones de vida, que mejore la calidad y ponga en el centro de las acciones a cada vecina y vecino de la ciudad", señaló Fein.

En relación a las inversiones, proyectos y obras en materia hidráulica en todos los barrios de la ciudad, el secretario de Obras Públicas, Raúl Álvarez, subrayó: “Venimos abordando trabajos preventivos, de manera sostenida e ininterrumpida; provincia y municipio llevamos adelante el mantenimiento de los drenajes a cielo abierto, cañerías, mantenimiento de zanjas y limpiezas de sumideros”.

“En los últimos años se ejecutaron obras primordiales en determinados barrios a fin de mejorar el escurrimiento de las aguas que quedan retenidas por las lluvias y así evitar los anegamientos y posibles inundaciones. Pusimos en marcha, junto al gobierno provincial, obras estratégicas como los Emisarios 27 y 28, 31, el conducto Vera Mujica, y desagües pluviales en cuatro barrios del distrito Sudoeste”, afirmó el funcionario.

El Vera Mujica es un desagüe pluvio cloacal que beneficiará directamente a 54 mil habitantes e indirectamente a más de 70 mil de los barrios Echesortu, Agote, Pichincha y Refinería. El conducto drena los efluentes de la zona comprendida entre avenida Pellegrini, Vera Mujica, bulevar Avellaneda y Bordabehere, de aproximadamente 265 hectáreas.  

Con el Emisario 27 se saneará un sector importante del distrito Noreste. Se trata de los desagües pluviales del área delimitada por el Arroyo Ludueña al oeste, La República al norte, Sánchez de Loria al este y bulevar Argentino al sur, totalizando unas 94 hectáreas pertenecientes a la cuenca del Arroyo Ludueña. El mismo distrito se verá beneficiado con el Emisario 28, que actuará en una superficie aproximada de 35 hectáreas, delimitada por el Arroyo Ludueña al oeste, J .B. Justo al Norte, González del Solar al Este y La República y J.J Paso al Sur.

También comenzó la obra del Emisario 32 en el distrito Norte, que saneará los barrios 7 de Septiembre y Hostal del Sol Este. Está compuesto por un conducto troncal que descarga en el Arroyo Ludueña y tiene traza por calles Pilcomayo, Pujato, Sánchez de Loria, Fresno, Cachi, Martínez de Estrada, Venezuela, Schweitzer, Donado.

En tanto, en el distrito Sudoeste, los desagües pluviales mejorarán la calidad de vida de muchos vecinos de los barrios San Francisco Solano, Puente Gallego y Tío Rolo. Por último, se ejecutan obras de desagües pluviales en barrio San Francisquito.

Espacios comunes, Área Histórica, parques y plazas

A  lo largo de 2017, también se puso en marcha un proceso de puesta en valor de calles emblemáticas y representativas del Área Histórica de la ciudad, ejecutando obras que transforman las arterias, priorizando el patrimonio cultural y mejorar la movilidad en el sector.

Los trabajos apuntaron a un eficaz aprovechamiento del espacio público con el ensanchamiento de veredas, iluminación led, revalorización del patrimonio edilicio y equipamiento urbano. De esta manera, se avanza en el proceso de recuperación del Área Histórica, cuyo proyecto comprende una vasta zona con dos objetivos: por un lado la recuperación del patrimonio histórico de Rosario a través de la inversión en espacios de uso público y la generación de paseos culturales, y, por el otro, trabajar en intervenciones que prioricen al peatón, el uso de las bicicletas y el transporte urbano de pasajeros, generando zonas calmas y seguras.

Otro ambicioso proyecto urbano que vio la luz en 2017 fue la remodelación del entorno de la nueva ribera central en la zona comprendida a lo largo de avenida Belgrano entre Rioja y avenida Pellegrini. El objetivo es la transformación del sector sur del Parque Nacional a la Bandera para el uso público, de esparcimiento y recreación habilitando un nuevo espacio verde. Espacio que usan, comparten y disfrutan todos los rosarinos y quienes visitan esta ciudad.

En tanto, avanza la remodelación del Anfiteatro Municipal Humberto de Nito. Las refacciones comprenden la remodelación del escenario, baños, camarines y oficinas internas. Además, se colocarán nuevos baños públicos, rampas y un enrejado perimetral alrededor de todo el predio. Se contempló adaptar la obra a personas con movilidad reducida, tanto para que puedan acceder con facilidad a los espectáculos como para poder utilizar los servicios.

Con esta intervención, la ciudad contará con un renovado espacio para albergar todo tipo de shows musicales al aire libre como se viene haciendo en los últimos 50 años. “El Anfiteatro Municipal es una obra muy querida por toda la ciudad y ponerla en valor es fundamental”, dijo Álvarez.

Finalmente, continúa la obra de restauración del Monumento a la Bandera Etapa I que proyecta la ejecución de un vasto conjunto de obras para poner en valor, reparar y mejorar sectores del sitio más emblemático, simbólico y representativo de la ciudad de Rosario. Los trabajos fueron acordados de manera conjunta entre el gobierno nacional, que colabora con el financiamiento de la obra con el 70% del costo estimado de la misma, y la Municipalidad de Rosario, que asume invertir el monto restante a financiar.