18 de noviembre

Control

Seguridad

El aumento de controles de alcoholemia logró bajar los casos positivos en 2017

Se registró un descenso en la cantidad de personas alcoholizadas al volante ante el fortalecimiento de las acciones preventivas en la calle y de concientización sobre conducción responsable.

Según los datos relevados durante el año, en 2017 se redujeron los casos de alcoholemia positiva, en el marco de un incremento considerable de controles preventivos llevados a cabo diariamente por agentes de la Dirección General de Tránsito y la Dirección General de Fiscalización de Transporte de la Secretaría de Control y Convivencia, en colaboración con personal de la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe. Esta merma repercute positivamente en el sistema de salud local y en los accidentes de tránsito.

Según detalló el secretario de Control y Convivencia, Guillermo Turrín, entre enero y noviembre de 2016 se registró un 6.8% de casos positivos (donde hay un registro de 0.50 gramos de alcohol en sangre como mínimo) sobre el total de las intervenciones, mientras que en ese mismo lapso de 2017, el porcentaje se redujo al 5.73%.

“Podemos sostener que hay una baja en la cantidad de conductores que salen a manejar habiendo bebido alcohol al tiempo que, desde la Municipalidad de Rosario, se sumaron más intervenciones viales destinadas a desalentar y sancionar esta conducta”, sostuvo Turrín, quien exhibió las cifras que sustentan esta observación: en 2016 se hicieron 27.000 tests y, en lo que va de este año, la cifra asciende a 31.097.

El funcionario consideró que el retroceso en las cifras de conductores alcoholizados no sólo tiene su razón en el control sostenido de parte de la Municipalidad sino que se debe también al trabajo de sensibilización y concientización que promueve una conducta responsable al volante en la población. “Cada vez más son los ciudadanos que adoptan medidas de seguridad y respetan las normas de tránsito en una clara actitud de convivencia”, destacó.

Cabe señalar que las intervenciones se completaron con la incorporación de los controles de narcolemia. A pocos días de terminar 2017, los números oficiales indican que se realizaron 361 de estos tests, los que arrojaron 145 resultados positivos, 40 de los cuales fueron de conductores radicados fuera de Rosario.

Repercusiones en Salud

Este panorama alentador en el tránsito rosarino tiene un correlato en el sistema de salud pública, sobre todo en lo referente al presupuesto. En los últimos 6 años cayó en un 43% el número de accidentados que fueron asistidos en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA).

En tanto, en 2016 se registró la tasa más baja de accidentes de tránsito de los últimos 5 años. Esta situación tiene eco en el Sistema Integrado de Denuncias de Accidentes de Tránsito (Sideat), que dio cuenta de una baja en los choques sin lesionados: mientras que en 2016 hubo 29.499 accidentes, hasta noviembre de 2017 se registraron 24.665.

Cabe destacar que en noviembre pasado, al igual que lo medido en meses anteriores, se registró que la mayoría de los choques se dan en los horarios comprendidos entre las 11 y las 13 y entre las 17 y las 19, siendo los viernes y lunes, respectivamente, los días de mayor ocurrencia. Las esquinas donde más accidentes se producen son las de avenida Pellegrini y bulevar Oroño, bulevar Avellaneda y avenida Carballo, y bulevar Avellaneda y Santa Fe.