19 de abril

Salud

Celebrar y cuidarse: sugerencias para el consumo de alimentos y bebidas durante las fiestas

Con el objetivo de disfrutar de una sana alimentación con una segura elaboración, el Instituto del Alimento brinda una serie de recomendaciones.

Durante esta época del año con altas temperaturas es fundamental tomar recaudo con los alimentos para prevenir problemas de salud a la hora de consumirlos. Pero además, es importante tomar opciones saludables y así evitar los excesos

El Instituto del Alimento recomienda fundamentalmente tener cuidado con el consumo y la elaboración de carnes (como las denominadas patas de ternera), salsas, mayonesas, piononos, cremas, y los componentes de la mesa dulce, entre otros. También es importante estar atentos a no ingerir productos que no fueran elaborados en lugares correctamente habilitados o acreditados.

“Al momento de elaborar comidas en casa es fundamental mantener la higiene personal, del lugar y los utensilios, y sobre todo mantener la buena refrigeración de los alimentos", destacó Susana Dueñas, directora del Instituto del Alimento.

"Es este sentido, se debe tener en cuenta la capacidad de almacenamiento con que se cuenta para evitar la sobrerecarga en el frezeer y la heladera, situación que pude provocar la perdida de la cadena de frío. En esta época del año se tiene que tener en cuenta que es mejor un menú sencillo y de bajo riesgo evitando las mayonesas, ensaladas rusa, pionono y cremas entre otros alimentos”, agregó la funcionaria.

Es muy importante el lavado de manos con agua y jabón antes de cocinar, de consumir alimentos y luego de ir al baño, ya que las manos son el principal vehículo de transmisión de enfermedades.

Recomendaciones para heladera y freezer

  • Separar los alimentos crudos de las cocidos o listos para consumir, guardándolos en recipientes cerrados.
  • Colocar las carnes crudas en la parte inferior y en recipientes adecuados para evitar el derrame de sus líquidos.
  • Evitar sobrecargas para permitir la buena circulación del aire frío. Tiene que funcionar con una temperatura que no supere los 5°C y que no presente exceso de hielo, ya que esta situación impide que se enfríen correctamente los alimentos.
  • Mantener refrigerados los alimentos considerados de alto riesgo como matambres, arrollados, vitel toné, mayonesas de ave, ensalada rusa, cremas, salsas, rellenos de empanadas, sándwiches, pollos rellenos o piononos.
  • Dar prioridad en heladeras y freezers a los alimentos y no a las bebidas.
  • Es conveniente utilizar mayonesas del tipo comercial. No es recomendable la elaboración casera de mayonesa, dado el alto riesgo de contaminación.
  • Siempre se tienen que controlar los rótulos de elaboración y vencimiento
  • Evitar la contaminación cruzada, lavando muy bien los utensilios para cocinar distintos alimentos.

Desde el Instituto el Alimento recomiendan también preparar la comida de las cenas de Noche Buena y Año Nuevo con poco tiempo de anticipación. Es importante que los alimentos elaborados no queden más de una hora a temperatura ambiente.

Recomendaciones sobre sandwiches y otros alimentos

  • Mantener refrigerada la comida sobrante y, al momento de consumirla, recalentarla a una buena temperatura.
  • En el caso de la carne de cerdo y/o derivados verificar su correcto rotulado, lo cual garantiza que el producto fue controlado.
  • Evitar el consumo de embutidos de tipo artesanal como salamín casero, chorizos, bondiolas.
  • Comprar sandwiches sólo en comercios habilitados
  • Antes de consumir sandwiches, mantenerlos refrigerados ya que la gran variedad de sus ingredientes demanda una correcta elaboración y conservación.

Desde el Área de Alimentación y Nutrición se recomienda, entre otras cosas, ser moderados al momento de consumir alimentos y bebidas. Además, proponen una serie de sugerencias para generar elecciones saludables y mantener un equilibrio en las comidas.

Recomendaciones para una comida saludable

  • Moderar las porciones, sin dejar de realizar las comidas previas del día, para no llegar con excesivo hambre a la cena.
  • Incorporar en los menúes una variedad de ensaladas frescas, diferentes a las habituales, para acompañar los platos principales y entradas.
  • Animarse a combinar verduras y agregarlas a rellenos, sándwiches, o como guarnición de platos principales es otra posibilidad a tener en cuenta.
  • Consumir con moderación alimentos con mucha sal, como por ejemplo fiambres o snacks. 
  • Platos principales: elegir carnes blancas y rojas magras bien cocidas, variedad de salsas o aderezos a bases de vegetales procesados, siempre teniendo en cuenta las recomendaciones dadas por el Instituto de Alimento. 
  • Postre: se puede optar por ensaladas de frutas combinadas con helado o frutas frescas en brochet. 
  • Comer despacio y masticar para saborear la comida, disfrutando de la calidad más que de la cantidad.
  • Beber con moderación gaseosas y bebidas alcohólicas ya que poseen muchas calorías y azúcar. En lo posible, optar por jugos de frutas naturales o sin azúcar.

“En esta fecha del año se come muy diferente a lo que se acostumbra, no sólo en el tipo de comida sino también y sobre todo en la cantidad. Por esto es fundamental disfrutar de la alimentación por su calidad y no por su cantidad, evitando los excesos y las mezclas de distinto tipos de comidas y bebidas, como por ejemplo en la cena. Los importantes es disfrutar de las fiestas en familia aprovechando el momento para el encuentro y el diálogo y no centrar la atención en la comida y la bebida”, destacó Mercedes Ruben, coordinadora del Área de Alimentación y Nutrición.

Recomendaciones ante un corte de energía

  • Guardar los alimentos de mayor riesgo, como carnes y lácteos, en el freezer o congelador.
  • Evitar la pérdida de frío de las heladeras, por lo que se recomienda no abrirlas y cerrarlas en reiteradas ocasiones.
  • Se considera un corte de la cadena de frío cuando el alimento supera las dos horas a temperaturas mayores de 5°C.
  • Aumentar las cuidados al momento de la cocción y asegurarse que las carnes no queden crudas, para esto se deben cocinar hasta que los jugos sean amarronados.