20 de noviembre

Inclusión

Sustentabilidad
Medio ambiente

En 5 meses se recuperaron 30 mil kilos de frutas y verduras con fines solidarios

La iniciativa se lleva a cabo en el marco de un convenio celebrado entre la Municipalidad de Rosario, el Banco de Alimentos Rosario y el Mercado de Productores.

En junio del 2017 la Municipalidad de Rosario, el Banco de Alimentos Rosario y el Mercado de Productores firmaron un acuerdo de trabajo con el objetivo de recuperar los alimentos que en el proceso de comercialización de algunos puesteros, podrían desperdiciarse. El mismo surge de la necesidad de profundizar las acciones contempladas en la campaña “Los Alimentos no se Tiran” que lidera la Municipalidad.

A cinco meses de la formalizar la iniciativa ya se rescataron 30 mil kilos de frutas, verduras y hortalizas que luego de ser clasificadas y correctamente envasadas, se entregaron a las 185 entidades solidarias que trabajan con el Banco de Alimentos, para su consumo.

Es mediante el proceso de rescate de alimentos que realizan cuatro mujeres que antes iban diariamente al relleno sanitario, quienes de esta manera consiguieron un espacio de trabajo con mejores condiciones. Su tarea consiste en la disposición de tachos para el almacenamiento de frutas y verduras que, por diferentes causas son descartadas por los puesteros. Luego las clasifican para su limpieza y procesamiento de embalaje con el objetivo de que se conserve en buen estado para que diferentes entidades lo retiren.

“Esta iniciativa es un ejemplo de articulación público-privada en pos de la sociedad en su conjunto. Evitamos el desperdicio de  alimentos, y logramos que los comedores que los necesitan puedan tener  productos de una muy buena calidad”. Marina Borgatello, secretaria de Ambiente y  Espacio Público.

El lado B de todo este proceso se encuentra en la participación activa de cuatro ex recuperadoras urbanas, que con esta iniciativa, encontraron un espacio de trabajo con mejores condiciones. Su tarea es recolectar las frutas, verduras y hortalizas que, por diferentes razones, los puesteros descartan y por último, acondicionan la mercadería y la envasan para luego ser trasladada por el Banco de Alimentos Rosario.

“Teniendo en cuenta que un tercio de los alimentos que se producen a nivel mundial se desperdician, con acciones como estas aportamos para dar soluciones a una problemática global. Si lográramos evitar un cuarto de esa pérdida, se terminaría con el hambre en el mundo”, puntualizó Borgatello, a cargo de la dependencia impulsora de la iniciativa desde el municipio.

En junio se recuperaban 5 mil kilos de verduras por mes; actualmente son 6.500 kilos de verduras y frutas al mes que en vez de tirarse, sirven de alimento y nutrición a aproximadamente 36 mil personas.

El mismo compromiso extendido al sector privado

Desde el 2017 la Municipalidad promueve que los vecinos puedan llevar a su casa los restos de comida que sobran de los platos que piden cuando salen a comer afuera. Ya son 150 los bares y restaurantes que, identificados con una calcografía, entregan a sus clientes lo que no consumieron en el local.

“Venimos trabajando junto a diversos actores de la vida social de la ciudad para dar respuesta a una problemática global. Para reducir la cantidad de alimentos desperdiciados y así también generar una cantidad menor de residuos en la ciudad necesitamos un fuerte compromiso de todos los eslabones de la cadena productiva y de consumo”, amplió Borgatello.

“Por eso, hoy ya tenemos más de 150 bares y restaurantes adheridos a nuestra campaña para no desperdiciar las sobras de los alimentos, trabajamos fuertemente en la separación de residuos y avanzamos en la promoción de los llamados Barrios Verdes, que apuntan directamente a la porción orgánica de aquellos residuos que no pudieron ser rescatados”, agregó.

Los locales están ubicados en los paseos Pellegrini y Pichincha, dos de los polos gastronómicos más importantes de la ciudad donde se concentra la mayor cantidad de bares y restaurantes.