20 de noviembre

Intendencia

Fiestas
Distritos

Villa Hortensia festejó sus 20 años junto a vecinos y vecinas del Distrito Norte

Se trata del primero de los seis mini municipios que se puso en funcionamiento en el marco del exitoso proceso de descentralización del Estado local

Con la música de la Banda Infanto Juvenil de Villa Hortensia como telón de fondo, vecinos, trabajadores y autoridades locales soplaron las velas de una torta gigante para celebrar los 20 años de funcionamiento del Centro Municipal de Distrito Norte Villa Hortensia, el primero de los seis minimunicipios que se puso en funcionamiento a partir del exitoso proceso de descentralización de la administración local. El cierre del festejo, que se llevó a cabo el pasado viernes 13 de octubre en la entrada de la ex mansión de Alberdi, estuvo a cargo de la popular agrupación Girda y los del Alba. 

"No nos imaginamos cómo sería hoy la ciudad si 20 años atrás Hermes no hubiese implementado la descentralización de la administración municipal", refirió la intendenta Mónica Fein al encabezar el acto junto al ex gobernador de Santa Fe y ex intendente de la ciudad, Hermes Binner.

"En esta ciudad cada territorio es un espacio de encuentro,  y cada institución es parte de la vida misma de la ciudad. La descentralización que comenzó en esta casa llena de historia no tiene que ver solamente con lo administrativo, tiene que ver con estar cerca de los vecinos. Porque creemos que tenemos que estar juntos para pensar cómo resolver problemas comunes y este espacio es para eso", añadió la mandataria, que también estuvo acompañada por el secretario General, Pablo Javkin, y la directora del CMD Norte, Monica Ferrero, entre otras autoridades locales. 

La intendenta aprovechó además para felicitar a la orquesta Infanto Juvenil de Villa Hortensia que dio un espectáculo con un variado repertorio del cancionero popular. En la oportunidad también fueron distinguidos los trabajadores y trabajadoras más antiguos del Distrito. 

"Los centros distritales cumplen un rol muy importante en la planificación de la ciudad, porque entendemos que esa es la manera de estar más cerca y de cuidar más a los rosarinos. Hacer así resulta mucho más sencillo, sabiendo qué necesita el vecino y resolviendo, en este caso, las necesidades del distrito Norte", expresó por su parte Javkin. 

El funcionario remarcó además que "el CMD Norte es muy importante porque fue el que dio el puntapié inicial para esta planificación de ciudad que pensamos: cercana, con contacto directo con el vecino. Por eso estamos cerca y pensamos cada obra con esa lógica barrial. En estos veinte años, fuimos profundizando esta metodología y queremos continuar".

"Esta es la confirmación de que tomamos la decisión política correcta cuando iniciamos este proceso de descentralización, que no ha conseguido prácticamente ninguna otra ciudad. Esto es cambiar de verdad, cambiarle la vida a los vecinos y estar cerca de ellos", señaló Javkin.

El 10 de octubre se cumplieron las dos décadas de puesta en funcionamiento del primero de los seis minimunicipios que se conformaron en la ciudad, y con el que comenzó el proceso de descentralización municipal, una experiencia exitosa y modelo que llegó para mejorar la administración de Rosario.

La descentralización de la ciudad

El plan de descentralización de Rosario fue un proceso que comenzó en 1995 y fue tomando cuerpo de manera ininterrumpida. Implicó la organización territorial de la ciudad en seis Centros Municipales de Distrito (CMD), ubicados estratégicamente.

El proceso significó una modernización ante una estructura municipal rígida, antigua, pesada y poco transparente. Existía una centralidad muy fuerte y desequilibrante, mientras algunos vecinos caminaban unas pocas cuadras para resolver sus trámites administrativos o disfrutar de actividades culturales y recreativas, desarrolladas únicamente en el centro, otros debían recorrer 10 kilómetros o más para acceder a las mismas instancias.

Además, puertas adentro, la descentralización implicó que cada distrito pudiera planificar, gestionar, controlar y evaluar su propio accionar e impulsar la participación de los vecinos. La administración estaba involucrada y se resolvía en cada territorio, según las necesidades, prioridades y las propuestas particulares y en equilibrio en todo el distrito.

Respetar lo que ya existía y orientar el proceso para lograr un equilibrio territorial, superar las situaciones de depresión o deterioro y consolidar aquellas que ya estuvieran consagradas fueron algunas de las principales metas del proceso.

La descentralización de la ciudad fue un proyecto transversal que logró contagiar, comprometer e involucrar a todas las áreas municipales y a la sociedad en su conjunto. Impulsó el acercamiento de la sociedad con el Estado mediante la construcción de políticas en conjunto con ciudadanos. La descentralización permitió la apropiación por parte de los rosarinos de los nuevos espacios municipales, los distritos, de sus derechos y no deja de ser un proceso vivo, dinámico, en constante evolución y desarrollo.