18 de noviembre

Intendencia

Turismo

Impulsores del turismo en Rosario fueron distinguidos por el municipio

En el año del 60º aniversario del Monumento a la Bandera y a 20 años de la creación del Etur, la ciudad celebró el Día Mundial del Turismo con sus principales representantes.

Este miércoles 27 de septiembre en los salones del Hotel Esplendor Savoy, la intendenta Mónica Fein, junto a otras autoridades municipales, brindó un reconocimiento especial a impulsores, empresas e instituciones que han contribuido al desarrollo del turismo en la ciudad, en el marco del Día Mundial del Turismo 2017, fecha que en Rosario coincide con el  60º aniversario de la inauguración del Monumento a la Bandera.

"El proceso de transformación que tuvo la ciudad era algo impensado hace 20 años y sin embargo hoy podemos decir que lo hemos hecho", dijo la intendenta luego de repasar números y estadísticas sobre la influencia del turismo en el crecimiento y desarrollo de Rosario. 

"Tenemos para destacar la profesionalización del turismo que hoy cuenta con importantes avales académicos, el desarrollo de la gastronomía, de la hotelería y el comercio. Hay que destacar la generación de empleo y el impacto económico que el turismo representa en la ciudad", señaló Fein. 

Luego, añadió: "Recuperamos nuestra relación con el rio y el espacio público: los rosarinos en 1990 contábamos con 2 metros cuadrados por habitante y hoy contamos con 12". La mandataria también se refirió "al deporte local, que nos rankea en el mundo como ciudad de grandes eventos y convenciones, y la oferta cultural de Rosario, y a eso hay que sumarle la calidad y calidez de su gente, de los que trabajan todos los días para que los turistas se enamoren de Rosario". 

Antes de otorgarles plaquetas de acrílico como distinción, Fein instó a los representantes de empresas y entidades presentes a "seguir trabajando por lo que falta". "De Rosario nos tenemos que enamorar todos y eso lo conseguimos articulando, trabajando en conjunto", cerró. 

En tanto, el secretario de Turismo Héctor De Benedictis destacó que este año, además del aniversario de la inauguración del Monumento Nacional a la Bandera, emblema del turismo local, se cumplen 20 años de la creación del Ente de Turismo de Rosario por parte del municipio. 

"Tenemos que hacernos cargo de que hoy somos una ciudad turística, tenemos que volver a ver esa ciudad que conocíamos hace 20 años para darnos cuenta de que bajamos un techo que nos impusieron, y lo convertimos en nuestro piso, sólo nos queda crecer", señaló Héctor De Benedictis. 

Luego, el funcionario dio lugar a la proyección de un material audiovisual con los testimonios y diferentes percepciones de turistas sobre sus experiencias en la ciudad. En la ocasión, se expuso una línea de tiempo graficando la evolución histórica que ha llevado a Rosario a consolidarse como destino turístico.

Linea histórica: creación de una ciudad turística

Más allá de aquella ciudad portuaria que nació como posta para recibir viajeros, puede decirse que la inauguración en 1957 del Monumento Nacional a la Bandera marcó un punto de inflexión en el camino que fue gestando la identidad turística rosarina. Luego el paso del tiempo iría cristalizando la aparición de distintos espacios, servicios y eventos que en un principio disfrutaron los rosarinos y, de a poco, se posicionaron como atractivos que propiciaron la llegada de visitantes.

La formación de la identidad turística tuvo múltiples componentes. Sin duda en el movimiento de turistas ha tenido una relevancia clave el desarrollo de infraestructura, prestaciones y acciones de gestión público-privada para generar ferias, congresos, convenciones y grandes eventos culturales y deportivos.

Al mismo tiempo se fueron multiplicando los atractivos del entorno urbano. Desde las excursiones fluviales hasta propuestas para la familia como el Tríptico de la Infancia, desde las escalinatas del Parque España al colorido del Macro, desde el Barquito de Papel y Puerto Norte hasta el puente Rosario-Victoria, o desde modernos shoppings a pujantes circuitos gastronómicos, entre otros hitos, cambiaron la experiencia de visitar la ciudad.

También, por supuesto, fue vital la formación de entidades que impulsaron y coordinaron la actividad de agencias de viajes, hoteles, hostels y restaurantes, junto a la creación del Ente Turístico Rosario y de la Secretaría de Turismo municipal.

Paralelamente la urbe que estaba de espaldas al río Paraná dio un giro para abrazarlo, para unirse al aire puro y los paisajes que realzaron definitivamente sus atractivos.